UNIVERSIDADES EN MÉXICO
LICENCIATURAS
INGENIERÍAS
MAESTRÍAS
INICIO
Compartir
Linkedin
UNA ALTERNATIVA

Las 'code schools' atraen en todo el mundo

  • No por ello desaparecerán de las universidades las carreras de tecnologías de la información
2016-09-30
Aguascalientes

El término “code school” se empezó a escuchar en 2012 y entonces se refería a las alternativas disponibles en Internet para adquirir un certificado como programador en no más de tres meses. En la actualidad, el vocablo también se aplica a las academias que ofrecen lo mismo pero ya en instalaciones físicas.

A 4 años de su aparición, ahora es posible desde cualquier parte del mundo inscribirse en estos centros para obtener un certificado como programador. Los hay en Australia, Brasil, Estados, Canadá, Chile, Costa Rica,  Estados Unidos, Israel, México, Nueva Zelanda, Reino Unido, Polonia,  Singapur, Suecia, Suiza y Suiza, por mencionar algunos países.

Es tal el crecimiento de este sector que tan sólo en los Estados Unidos se estima que la matrícula habrá aumentado un 74% en este 2016. 

Ese crecimiento tan espectacular se atribuye al empuje que la tecnología digital ha vivido desde que a principios de la década de 1980 la computadora personal irrumpiera en negocios y hogares, y desde que alrededor de 1990 el Internet empezara a convertirse en una herramienta de uso masivo.

En vista de que todos los sectores de la actividad económica dependen cada vez más de sofisticados sistemas informáticos es ahora casi insaciable la demanda de personas altamente calificadas en el manejo de los códigos informáticos. Y por lo que se observa, las “code school”  están atendiendo esos requerimientos.

Las carreras universitarias no desaparecerán

Quienes han comparado a esta nueva forma de aprender con las universidades destacan en contra de estas últimas el factor tiempo.

Y en efecto, en las “code schools” se requieren de entre 12 y 14 semanas para completar cursos que enseñan los lenguajes de programación que atienden las necesidades de las empresas.

Por su parte, los jóvenes que estudian ingenierías o licenciaturas asociadas a las tecnologías de la información necesitan de tres y hasta de cuatro años para aprender la teoría, los conceptos y el lenguaje. Pero no sólo aprenden eso, sino una serie de materias interdisciplinarias que les permitirán no sólo programar sino administrar proyectos, diseñar diagramas, trabajar con los equipos de mercadotecnia y con los de negocios, entre otras cosas.

Pero volviendo a los puntos a favor de las “code schools”, de ellas el Departamento de Educación de los Estados Unidos, ha expresado que este nuevo estilo de enseñanza es un “modelo innovador”, pues cuando se lleva a cabo de manera correcta permite a los alumnos aprender no sólo el lenguaje de la programación sino también desarrollar habilidades que deberán tener en el lugar de trabajo, como concentración y trabajo en equipo.

Dado que la enseñanza en estos centros se adapta con rapidez a las necesidades de las empresas, es de suponer que en los próximos años aumentarán en número y atraerán a muchos jóvenes deseosos de incorporarse con rapidez al mundo laboral.

También se puede adelantar, sin embargo, que las carreras relacionadas con la informática que se imparten en las universidades serán el coto para quienes aspiran no sólo a desarrollar nuevos lenguajes, sino a ser los intermediarios entre los técnicos y los no técnicos de las empresas, algo a todas luces cada vez más necesario.

(n.c.)