UNIVERSIDADES EN MÉXICO
LICENCIATURAS
INGENIERÍAS
MAESTRÍAS
Compartir
Linkedin
no tenerle miedo

El silencio favorece la creatividad

  • Cuando se está con uno mismo es posible reflexionar
  • También es conveniente aprender a escuchar
2016-11-24
Aguascalientes

Son cada vez más las primarias y secundarias de México que se promocionan haciendo ver a su mercado objetivo que sus programas educativos favorecen el desarrollo de la creatividad en los niños y los jóvenes.

La tendencia a hacer sobresalir entre las ventajas que se ofrecen esa característica obedece sobre todo a que si en los niveles básicos de la enseñanza no se atiende aquello que contribuye a hacer de la persona alguien creativo, entonces no se habrán fomentado en el estudiante las características que exigen cada vez más las empresas en las que quieren incursionar una vez egresados de la universidad.

Hay un problema, sin embargo: vivimos inmersos en un perpetuo laberinto de ruidos. A muchas personas no les gusta el silencio y prefieren el barullo. No están contentas cuando se encuentran solas consigo mismas.

No se trata de buscar el silencio todo el tiempo ni tampoco de permanecer solo el mayor tiempo posible. Ello sería enfermizo. Pero resulta que el silencio, cuando es bien administrado, se convierte en un excelente aliado para impulsar la creatividad.

En su libro "El secreto del silencio", el doctor en Filosofía y Derecho Rafael Gómez Pérez comenta que cuando en medio del silencio se hecha a volar la imaginación constructiva, esta puede acabar por facilitar la creación artística o el avance de la ciencia.

Está convencido de que en el silencio, la inteligencia o la razón ordena, ordena, distribuye, compone y construye.

Y es que cuando la persona tiene puesta su atención en sí misma, en sus acciones y en el mundo que le rodea, es capaz de detectar errores y aciertos.

Seguro que más de una vez te habrás maravillado de cómo "de la nada" se te aclara una idea sobre algo a lo que venías dándole vueltas y más vueltas. Ten por seguro que esa idea no se aclaró de "la nada", sino porque te diste con anterioridad tiempo para reflexionar, y esto es posible si se hace en silencio.

Pero así como hay que darse tiempo para pensar en medio del silencio, también el autor del libro sugiere escuchar, pues lo que otras personas dicen puede ser rica fuente de aprendizaje.

Así como se permanece en silencio para escuchar una música, admirar el arte o contemplar un paisaje, también hay que hacerlo para analizar y apreciar las opiniones ajenas.

En síntesis, si logras un equilibrio sensato entre estar rodeado de silencio y de ruido, como entre escuchar y hablar, será más fácil potenciar tu creatividad.